En materia de cuidado bucodental, muchos de los pacientes que acuden a nuestra clínica dental en Albacete se centran en el cepillado de sus dientes, dejando de lado una de las partes más importantes: las encías. Sin duda, suelen ser las grandes olvidadas de la higiene oral. Sin embargo, debes saber que, para que los dientes estén sanos y estables en su lugar, hay que cuidarlas minuciosamente.

De no ser así, es probable que aparezcan las temidas enfermedades periodontales: gingivitis o peor, periodontitis. Para frenar el desarrollo de este tipo de patologías, el curetaje es uno de los tratamientos más efectivos. ¿Quieres conocer las recomendaciones que deberías tener en cuenta después de haberse realizado? Entonces ¡sigue leyendo este post!

Antes de nada, ¿qué es un curetaje?

Conocido también como raspado y alisado radicular, el curetaje es una técnica que consiste en limpiar en profundidad y eliminar el exceso de sarro acumulado debajo de la línea de la encía. Para evitar que el paciente sienta cualquier tipo de molestia, se aplica anestesia local, adormeciendo la zona.

De este modo, se accede a las partes que se encuentran infectadas por bacterias, saneando y desinfectando los tejidos periodontales. Es vital seguir las recomendaciones posteriores proporcionadas por el especialista. Vamos a resaltar las más importantes.

Aplica hielo local

Es bastante común la inflamación y el enrojecimiento durante los dos primeros días. Por ello, una buena manera de reducir esta hinchazón es aplicando hielo envuelto en un paño en el rostro, en el exterior de la zona intervenida. Así, disminuirán estos efectos.

Lávate los dientes con suavidad

Aunque durante las primeras 24 horas no debes enjugarte ni escupir, después tienes que ser muy escrupuloso con la higiene oral. Cuando te cepilles los dientes, hazlo con muchísima delicadeza para evitar el sangrado. Además, utiliza un cepillo que tenga las cerdas extra suaves, así como el dentífrico y el enjuague que te haya recomendado tu dentista.

Evita alimentos ácidos

En cuanto a la alimentación, debes saber que no es aconsejable consumir durante las dos horas posteriores a la intervención, ya que es necesario que se pase el efecto de la anestesia. Asimismo, es esencial intentar evitar ciertas comidas y bebidas. Rechaza todos aquellos alimentos que sean ácidos, abrasivos, calientes o fibrosos. Por el contrario, elige los que sean fríos y blandos.

No fumes

Como ya sabes, la nicotina es una gran enemiga para la salud bucodental y, en general, para cualquier parte del organismo. Por este motivo, ante todo, nuestra recomendación es que dejes de fumar. Además de ello, el tabaco está completamente prohibido durante los cuatro días posteriores al curetaje. Del mismo modo que también lo está realizar deporte intenso.

Reduce las molestias

El día de la intervención es probable que sientas alguna molestia. Para minimizarla, tus grandes aliados serán el paracetamol o el ibuprofeno. No obstante, es fundamental que únicamente tomes los medicamentos que te recete o aconseje tu periodoncista. Y en caso de que tengas fiebre y excesivo dolor, acude rápidamente a tu clínica dental de confianza.

Recuerda que en Agudo Rosa contamos con un equipo de especialistas en periodoncia que se encargará de proporcionarte todas las recomendaciones y cuidados posteriores al curetaje.

Para conocer más detalles sobre nuestro centro, no dudes en contactar con nosotros o acudir a nuestra clínica dental de Albacete. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Por último, no te olvides de que puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Un cordial saludo!

https://clinicadentalagudorosa.com/